c.a cigarrera bigott sucs - Etapas de producción



Cosecha

Una vez alcanzada la madurez de las hojas, se procede a su recolección. Dependiendo del tipo de tabaco esta labor puede realizarse en distintas modalidades:

  • Tabaco Virginia: Se cosecha de abajo hacia arriba a medida que las hojas maduran, y se llevan a los hornos para su curado.
  • Tabaco Burley: Se corta la planta completa, se “encuja” y se cuelga en un caney.

Curado

Este proceso ocurre en unidades de curado, en las que la hoja muere por deshidratación, sin embargo, los retos mantienen los atributos adecuados para brindar una fumada de calidad.

Según el tipo de tabaco, el procedimiento de curado es diferente:

  • Tabaco Virginia: Las hojas cosechadas se someten a un régimen controlado de humedad y temperatura dentro de los hornos de curado. Este régimen consiste en cuatro fases claramente diferenciadas: amarillamiento, fijación de color, secado de lámina, secado de vena. Todo el proceso tarda aproximadamente una semana, durante la cual las hojas adquieren un color amarillo-naranja y un aroma dulce.
  • Tabaco Burley: Las plantas colgadas dentro del caney se curan lentamente, controlando las condiciones de humedad. A diferencia del Virginia, el curado del Tabaco Burley es un proceso lento que requiere de aproximadamente 40 días para completarse, dependiendo de la humedad del ambiente. Las hojas cumplen las mismas cuatro etapas, tornándose de un color canela y ofreciendo un aroma achocolatado.

Transporte y comercialización

Una vez empacado, el tabaco se transporta en camiones a la Planta Receptora y Procesadora en Valencia, estado Carabobo, en donde cada paca se adquiere de acuerdo a un patrón de compra estandarizado, asignándole un grado específico de acuerdo a la posición foliar, madurez y calidad.

Las hojas curadas se agrupan de acuerdo con su posición en la planta, su madurez y calidad. El proceso debe ser realizado con cuidado y de manera de mantener la uniformidad de las pacas de tabaco para su posterior mezcla durante el procesado.

Procesamiento

Una vez compradas las pacas, pasan al almacén de tabaco verde donde se inicia la fase del proceso productivo en planta.

Manufactura

La dirección de Operaciones de Bigott cuenta con la más avanzada tecnología en la industria tabacalera. Su capacidad instalada de producción es de 90 millones de cigarrillos diarios, manteniendo los más altos estándares de calidad en la elaboración del producto.

El proceso de elaboración de cigarrillos se realiza en dos etapas:

Recepción y procesamiento del tabaco

Diariamente, el Departamento de Primaria recibe de AgroBigott el tabaco que conforma las diferentes marcas que produce Bigott.

La hoja de tabaco está compuesta por la lámina y la vena, las cuales se acondicionan, cada una por separado, a través de diferentes métodos. El procedimiento consiste en acondicionar el tabaco con el fin de incrementar la humedad y suministrar la característica de fumada que le corresponde a cada marca.

Una vez acondicionadas, se transportan a los silos de almacenamiento temporal con el fin de homogeneizar la humedad y características de toda la mezcla.

Cumplido el tiempo de reposo en los silos, tanto la lámina como la vena son transportadas a máquinas especiales que se encuentran en cada línea para realizar el picado según los parámetros de las marcas de cigarrillos de Bigott.

Luego de picar cada componente, la lámina y la vena son introducidas en distintas secadoras para reducir el nivel de humedad hasta las especificaciones establecidas para cada marca.

Al finalizar estos procesos, la lámina y la vena –que han sido acondicionadas por separado- se juntan y conforman la hebra utilizada para la elaboración de cigarrillos. Esta mezcla se realiza siguiendo los requerimientos de las diversas marcas. La hebra es el producto final del Departamento de Primaria.

Elaboración y empaque de cigarrillos

El proceso de manufactura se realiza en el Departamento de Secundaria. Comienza con el transporte de la hebra, desde los silos de almacenamiento hasta los alimentadores neumáticos que se encargan de su distribución a las diferentes máquinas elaboradoras, donde se forman las varillas de tabaco. En el proceso de elaboración de cigarrillos, las varillas –una vez cortadas- se unen con los filtros, siguiendo estrictos dispositivos de control de calidad que aseguran un óptimo acabado del producto.

Antes de ser empacados, los cigarrillos se almacenan de manera transitoria en un equipo especial que cumple con la función de garantizar el flujo constante de cigarrillos durante los procesos finales.

Mientras tanto, la conformación de las cajetillas comienza con la agrupación de un conjunto de cigarrillos, y continúa con la colocación del papel de aluminio que conserva la frescura del producto, la marquilla (empaque), la impresión del precio y el código de frescura. Todas las máquinas están provistas de un equipo especial de control de calidad que rechaza el producto cuando este no cumple con los estándares requeridos.

Posteriormente, una máquina “celofanadora” coloca el polipropileno (celofán que contribuye a mantener la frescura de los cigarrillos) y la cinta desgarradora que permite abrir la cajetilla. Luego se agrupan las cajetillas en paquetes, mejor conocidos como cartones, y después una máquina “encartonadora” apila los paquetes y los introduce en las cajas de despacho hasta formar bultos que se transportan al almacén fiscal. Desde allí se distribuyen a todo el territorio nacional.


Actualizado el: 07/05/2010 17:38:32 GMT